Conlangs o Idiomas Inventados (I)

Hace relativamente poco que empecé a compartir algunos de mis relatos en este blog. Poco después, leyendo sobre escritura en otros blogs maravillosos me planteé comenzar a escribir algunos artículos sobre literatura para no caer en la monotonía de publicar un relato y sentarme a esperar a las nulas visitas que llegaban extraviadas en el ciberespacio.

En realidad leí un artículo de Gabriella Literaria que me animó a hacerlo, y realmente si no la has leído todavía, estás perdiéndote un montón de sabiduría que ni te imaginas.

Las lenguas artificiales o artísticas, idiomas inventados, ideolenguas, conlangs o constructed languages componían el segundo tema que había anotado en mi cuaderno de anotar cosas que nunca llego a hacer. Me pareció el más dinámico para empezar a escribir este tipo de artículos así que sin haceros leer más lineas de la cuenta, por pura zozobra, comencemos con el tema que nos ocupa que para eso estamos aquí —yo, por lo menos—.

Mi interés por los idiomas inventados viene de muy lejos. Muchos años atrás, cuando sólo era un cachorro de humano, hija única para ser más precisos, recuerdo pasar las horas jugando con mi abuelo, que por otro lado era el único que tenía paciencia para lidiar con mis fantasías. En más de una ocasión fingíamos (yo fingía, mi abuelo me seguía el rollo) que éramos exploradores de un país lejano y estábamos de visita en la cocina, donde mi madre planchaba alegremente. Después de un largo viaje —desde el salón— necesitábamos reponer fuerzas, y el pan con chocolate era una recompensa bien merecida tras semejante aventura. Obviamente al venir de tan lejos hablábamos en un idioma diferente que consistía en emitir sonidos inteligibles, onomatopeyas y demás chillidos incomprensibles a los que mi madre respondía con “síes” o “claros” y mi abuelo asentía con la cabeza, fingiendo que me comprendía.

1384433025874

Bocadillo de chocolate: Dícese de la merienda universal de los años 90.

En años posteriores inventaría vocablos que escondían secretos que nadie podía descifrar. Escribía en la agenda del colegio, y además de una prosa poética terrible, llena de metáforas incomprensibles para los demás, también escribía o utilizaba palabras inventadas que escondían alguna frustración u odio adolescente que nunca jamás revelaría.

El Andinguis fue mi invención más satisfactoria.

Un Andinguis es un animal que no supera el centímetro de longitud y que se encuentra entre las piedras más profundas en los ríos.

Mi amiga Alba y yo jugábamos en el río del pueblo con tanta asiduidad que conocíamos todas las criaturas que habitaban aquellas gélidas y para nada profundas aguas. El río era un lugar donde podías llevar a las Barbies de excursión, remojar los pies por accidente o cazar ranas y renacuajos —para luego volver a soltarlos—.

En una ocasión Alba me preguntó qué clase de animal era aquel, que parecía un crustáceo en miniatura y daba cierta grima. Yo, muy segura de mí misma, le respondí que era un Andinguis. Y con esa rotundidad hacía mi más importante aportación al mundo de la biología marina.

Vale, os he dado el coñazo demasiado con mi vida y todavía no he empezado a hablar de lo verdaderamente importante, así que no me demoro más y os dejo una foto de un Andinguis para terminar cuanto antes con este tema.

p14705nsil

Nombre real del bicho más cute del río: Mayfly larvae

No podemos hablar de lenguas artificiales sin mencionar al maestro en esta asignatura. J.R.R. Tolkien fue responsable de la creación de las más completas lenguas inventadas de la literatura.

Lenguas elaboradas, perfeccionadas y revisadas a lo largo de décadas por el propio Tolkien, que además de escritor era filólogo y que llegó a inventar más de quince lenguas diferentes.

Todos estos idiomas se usan en lo que Tolkien llamaba Legendarium que comprende todas las obras literarias de La Tierra Media.

middle-earth-map

Las lenguas más conocidas son la Quenya y la Sindarin, que también son las más completas y pulidas.

El Quenya es la lengua de los altos elfos o lengua de los elfos de Valinor. El texto de mayor extensión escrito en este idioma es “Namárie” o “El lamento de Galadriel” y lo podemos encontrar en El Señor de los Anillos. Esta lengua está inspirada en el latín y el finés, aunque también se le atribuyen influencias del galés y del griego.

Namarie_Tengwar

Ai! Laurië lantar lassi súrinen (¡Ah! ¡Como el oro caen las hojas en el viento!; dice el primer verso de “Namárie”)

El Sindarin por su parte es llamado también élfico gris y es la lengua más hablada en la Tierra Media. La parte de gramática y sonoridad de esta lengua está basada en el galés. Dentro del sindarin podemos distinguir diferentes dialectos, y es que Tolkien se tomaba en serio esto de la creación de lenguas.

tumblr_n5hxf1f2at1s7ym1xo1_250

Tomar apuntes nivel Dios

La forma natural de escritura para estos idiomas es mediante el alfabeto tengwar aunque el Sindarin también admite el uso de las runas cirth.

alfabetos

Alfabeto tengwar VS Runas cirth

Me vais a permitir que haga un inciso cinematográfico, y es que en las películas de El Señor de los Anillos hemos visto escritos en alfabeto tengward y en runas cirth que han hecho las delicias de los más frikis del barrio. No emplearé aquí ninguna expresión lingüística dirigida a las películas de El Hobbit porque no me parece adecuado, así que fingiremos que ni siquiera se han rodado —sintiéndolo mucho por Martin Freeman, a quien considero un actorazo—.

tumblr_mu5agyWytT1rrohoto4_r1_500

tumblr_mu5agyWytT1rrohoto5_500

espacio-blanco

No siempre hemos podido apreciar la belleza de las lenguas artísticas en los libros que leemos. En muchas ocasiones los autores no se complican con esta tarea y se limitan a mencionar que cierto personaje ha dicho algo en un idioma incomprensible para el protagonista, o puede que nos hagamos una idea de la lengua a través de un par de frases.

Un claro ejemplo de esto es George R.R. Martin, que habiendo aportado palabras sueltas a los diferentes idiomas que se hablan en Essos (como el dothraki o el valyrio) hemos podido disfrutarlos con mayor detalle en la adaptación en la pequeña pantalla gracias al conlanger (creador de idiomas ficticios) David J. Peterson, lingüista y autor del libro The Art of Language Invention.

Sí. Ahora es el propio Martin quien le pide asesoramiento.

12language1-popup

David J. Peterson con su gato.   Nada más que añadir, señor juez.

El Dothraki es el idioma de los señores de los caballos, un pueblo nómada. Cuenta con unas 3000 palabras y el colega Peterson junto con la HBO han elaborado esta guía de aprendizaje para que cualquiera que se precie pueda aprender a hablar dothraki por si algún día se encuentra con un khalasar paseando por el mar de hierba.

Algunas palabras en dothraki que os sonarán: Khal (rey), Khaleesi (reina), Vaes (ciudad).

El Alto Valyrio es la lengua de Valyria, y aunque no ha creado tanta expectación como el dothraki, es un idioma con cierto peso dentro de Essos. Se considera una lengua muerta, en la mayoría de las ciudades libres se emplea el Valyrio, que es la variante vulgar del alto valyrio y está dividida en diferentes dialectos.

Algunas frases que conoceréis: Valar Morghulis (Todos los hombres deben morir), dracarys (fuegodragón).

tumblr_n20xmwli9v1roqchko1_500

tumblr_mn1nasEYYB1sq0m91o1_500

 

Creo que en este caso el desarrollo de la serie ha complementado satisfactoriamente —toma adverbio— el mundo de los libros gracias a la creación de estos conlangs.

Dejaré para otro día las muchísimas lenguas inventadas que quedan por desengranar; e imagino que me iré de nuevo por las ramas y hablaremos otra vez de cine y series, pero espero que me sepáis perdonar.

Por el momento me despido:

¡Slitzweitz!

4 comentarios en “Conlangs o Idiomas Inventados (I)

  1. Rubén dijo:

    ¡Buenas! Me parece MUY mal que esta entrada no tenga 24601 comentarios.

    Yo también he sido un friki de los idiomas inventados desde que tengo memoria (Mi hermano pequeño y yo nos inventamos un “lenguaje” que se basaba en hacer ruidos con la lengua. No sé cómo mi madre no nos mató cuando “hablábamos” de camino al colegio, a las 8:00 de la mañana), pero es cierto que jamás me he atrevido, ni creo que lo haga, al menos de momento, a crear mi propio lenguaje para uno de mis relatos /proyectos de novela, más allá de alguna que otra cosa sueltecilla en relación a algún texto antiquísimo.

    En relación a esto, creo que es admirable lo de Tolkien por crear malditos dialectos, algo que rara vez se ve en novelas escritas todas con el mismo lenguaje y sin idiomas inventados. ¡Es increíble!

    PD: Hace tiempo vi que en duolingo iba a salir un curso de Klingon, no sé si habrá salido ya, y me hizo muchísima gracia.

    Un saludo ❤

    Le gusta a 1 persona

    • Logan R.Kyle dijo:

      Inventarse idiomas suena divertido hasta que te pones con las declinaciones y demás. La verdad que Tolkien es sin duda el amo en esto.
      Creo que lo de Klingon sí salió al final y ahora hay un grupo de personas con un título de un idioma inventado, que imagino solo hablan en convenciones y demás, ja ja.
      ¡Mil gracias por pasarte! 😀

      Me gusta

  2. Begoña Pérez Ruiz dijo:

    ¡Hola, preciosa! Me ha encantado esta entrada, porque yo también soy una loca de los idiomas inventados (como adoradora de Tolkien). Por eso en mi novelilla, “Azul, el poder de un nombre” hago mi más humilde homenaje a esto con la lengua de los cthulkugs, una de las razas extraterrestres de mi universo. Tengo ya una pequeña gramática que voy ampliando cuando puedo, con tres declinaciones que, como bien dices, son infernales. Trabajo a partir del griego clásico, sobre todo, pues es una lengua que me encantaba estudiar en mi juventud. Mil gracias por la entrada. Me encanta tu blog, pasaré siempre que pueda (ya nos seguimos en twitte, afortunadamente)
    … Besitos

    Le gusta a 1 persona

    • Logan R.Kyle dijo:

      ¡Muchas gracias, Begoña!
      Me alegro mucho de que te haya gustado esta entrada.
      Justo estoy preparando la segunda parte. Todavía tengo pendiente leer un libro que salió hace poquito sobre creación de idiomas para poder aportar más información y puede que para el mes que viene la pueda publicar 🙂
      Es un tema que también me encanta.
      ¡Ahora tengo más ganas todavía de hincarle el diente a tu novela! 😀
      ¡Besos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s