Los Sensitivity Readers no censurarán tu novela

Hace un par de días hubo una polémica en twitter sobre los sensitivity readers a raíz de este artículo.

Un conocido y joven crítico literario hizo unos comentarios poco acertados sobre el tema y esto encendió la red. Si tienes Twitter puedes leer un hilo de Iria G. Parente sobre el tema aquí.

Los sensitivity reades (lectores sensibles) son personas que leen un manuscrito y dan su opinión al autor sobre el tratamiento de determinados aspectos de la obra, sobretodo con respecto a los personajes.

IMG_6913 2pq

¿Por qué un sensitivity reader no censura tu obra?

Porque únicamente asesora y opina sobre detalles concretos de esta. El autor es libre de sacar al mercado un libro indistintamente de los consejos del lector.

Este tipo de lectores son tan recomendados como los lectores beta. Un lector beta puede tener amplios conocimientos sobre escritura o no tenerlos. Puede ser un lector habitual del género que has escrito, o un lector que no suele leer ese tipo de libros. Es conveniente tener un número amplio de lectores beta para poder tener en cuenta varias opiniones. En este artículo de Gabriella Literaria puedes saber más del tema; también está este otro artículo de Ana Katzen con preguntas muy útiles que puedes hacerle a tus lectores beta, que por experiencia propia, son geniales.

Pero los SR no se fijan en la estructura de la novela, o en si la trama está bien hilada, si el final es predecible o si la novela mantiene la tensión necesaria. Los SR se fijan en otro tipo de cosas.

Si en tu novela has incluido un personaje negro, asiático, nativo americano, asexual, bisexual, transgénero, gay, lesbiana; vas a hablar de feminismo, de veganismo, has escrito una relación de pareja que no estás seguro de si es tóxica cuando no pretendías que lo fuera, una relación poliamorosa, un personaje que padece una enfermedad mental… Puede que necesites un lector beta especializado que te diga si el tratamiento hacia ese personaje es correcto, si esa relación no es tóxica o si has caído en los estereotipos.

Obviamente si escribes un libro se entiende que antes te has documentado sobre todos los temas que vas a tratar en él, aunque no sean ninguno de ellos los temas principales de la novela. Pero nunca vas a saber más que una persona que vive esa condición social, enfermedad mental o situación en sus propias carnes. Así que siempre va a ser recomendable pedirle una opinión a una persona que haya pasado por lo mismo que tu personaje.

Es muy muy fácil caer en los estereotipos cuando queremos incluir un personaje que tiene un rasgo que además define su personalidad y del que nosotros no tenemos ni idea. Algo como una enfermedad crónica, que puede tener un peso importante, o no, en la trama. Podemos documentarnos sobre esa enfermedad, pero nunca jamás sabremos lo que se siente padeciéndola, así que es muy probable que en algún momento metamos la pata sin saberlo.

Si queremos escribir sobre un personaje que intenta suicidarse en la adolescencia o queremos que tenga una relación de abusos dentro del desarrollo de la historia, tendremos que conocer de primera mano cuales son las sensaciones que tiene, qué se le pasa por la cabeza, cómo ha llegado hasta ahí o qué siente mientras sufre abusos. Lo más recomendable es ir a la fuente, documentarnos de primera mano sobre esto. Hablar con personas que hayan tenido este tipo de experiencias y, si nos es posible, darles nuestro manuscrito para que nos den consejos sobre cómo no cagarla con nuestros personajes. Es muy fácil que, si tratamos una situación de forma errónea, si creamos un personaje con características de las que nosotros apenas conocemos la superficie tras habernos documentado, caigamos en los estereotipos facilones.

Con esto no quiero decir a que si nuestra novela va sobre un sociópata, que además de asesinar de forma continuada y sin mostrar empatía por nada ni nade, es gay; todos los gays que lean tu novela se vayan a sentir ofendidos. Pero puedes caer en un cliché si es el único personaje gay de tu novela y su trama gira en torno a ello de alguna manera que tú crees que está 100% justificado.

IMG_6786pq

Hace poquito me apunté a un club de lectura en Oviedo organizado por Sandra, del blog Mi rincón de libros y yo, ( Los irregulares de Casal Street), y donde el mes pasado leímos Dos chicos besándose de David Levithan. La novela cuenta la historia de dos chicos de instituto que intentan batir el record mundial del beso más largo. El autor es gay, así que conoce de primera mano la discriminación que sufre y ha sufrido este colectivo.

Todos los personajes del libro son chicos gays, y además hay un chico trans, que también lo es. Avery, que así se llama, tiene una primera cita con otro muchacho, y hasta ahí todo bien. Están en una barca sobre un lago y se ponen a conversar para conocerse. Lo delicado del asunto viene cuando Avery comienza a contar su historia, y dice que él nació mujer.

Yo soy una mujer cis, y probablemente tenga unos conocimientos nada exhaustivos sobre personas trans. Aun así, sé que un chico trans nunca diría que ha nacido mujer. Así que me atrevo a decir que David Levithan no ha tenido un SR transgénero, o una persona perteneciente al colectivo LGTB y con amplios conocimientos sobre las personas trans. Si lo hubiera tenido no habría publicado el libro así, o puede que sí lo hubiera hecho si decidiese que la opinión de una persona trans sobre un personaje de su misma condición no es importante, porque los SR no censuran.

En este enlace podéis ver una lista de sensitivity readers en inglés, perteneciente a una agencia de lectores, donde especifican el área en la que trabajan y por qué. Ya veis que va desde lectores LGTB+, lectores afroamericanos, con TOC, desorden bipolar, abusos emocionales, bulling, dolor crónico, autismo, islam, cristianismo o judaísmo…

Yo personalmente si puedo contar con un SR para una obra en la que hablo de aspectos que no conozco de primera mano, por mucha documentación que me meta para el cuerpo, no me lo pensaría.

Me gustaría saber vuestra opinión sobre esto, porque sé que hay opiniones muy variadas y, aunque creo que no hay mucho donde rascar, porque los SR son lo que son, me gustaría que dejaseis vuestros comentarios aquí si os apetece hablar. 🙂

11 comentarios en “Los Sensitivity Readers no censurarán tu novela

  1. PiperValca dijo:

    Hola Logan. Es la segunda vez en menos de cinco horas que leo sobre ese término y entiendo que pueda generar polémica entre los que no comprendan el concepto. Creo que es necesario y todos los que tratemos temas que puedan resultar peliagudos deberíamos pasar por este tipo de lector. Y es que los beneficios de publicar una obra pulida en todos los aspectos son altos. Muy buena entrada y cuídate mucho

    Le gusta a 1 persona

    • Logan R.Kyle dijo:

      Es que justo hubo revuelo en twitter hace dos días o así, y llevaba tiempo pensando sobre el tema 🙂
      Me alegro de que pienses también que son lectores beta necesarios, sobretodo cuando tratamos temas de los que sabemos poco o nada, aunque a veces caigamos en el error de creer que sabemos bastante como para escribir sobre ello.
      Mil gracias por pasarte 🙂
      ¡Nos leemos!

      Me gusta

  2. Sandra dijo:

    Hola Laura!
    Según iba leyendo la entrada estaba pensando en Dos chicos besándose y lo que habíamos comentado en el club que creíamos que concretamente con Avery, el autor no había sabido tratarlo bien. Yo no estoy muy al día de la polémica, si que me enteré de ella un poco de refilón pero me parecen lectores útiles por todo lo que comentas. Muchas veces he leído un libro en el que aparecía un personaje con alguna “peculiaridad” por así decirlo, vamos, que no es el típico personaje que te encuentras en todos los libros, ya sea porque fuese homosexual, fuese vegano, tuviese anorexia o algunos de los casos que comentas y en muchas ocasiones me ha pasado que aún no siendo experta en esos temas si he notado que el autor los trataba sin mucha documentación o de un modo que una persona que si estuviese en esa situación no lo hubiese tratado. Me parecen lectores útiles y que pueden ayudar a la hora de perfilar bien algunos personajes porque una cosa es documentarse y otra vivirlo de primera mano. Yo si fuese autora, al igual que tú, también intentaría contar con alguno.
    Me ha gustado mucho la entrada.
    Un beso 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Logan R.Kyle dijo:

      Justo te iba a avisar, pero lo viste rapidísimo 🙂
      A mí es que según iba pensándolo estos días me acordé del último caso, que fue el de Dos chicos besándose, donde sí, el autor es gay pero se nota que descuidó un poco el tema trans porque era solo una pequeña parte del libro, pero no deja de ser un error.
      ¡Muchas gracias por pasarte por el blog!
      ¡Mua! ^^

      Me gusta

  3. LuLu Von Flama dijo:

    Yo estuve en una discusión muy larga en ese día y la gente no paraba, irónicamente, de censurar su uso (Olé por la libertad que me dais de si usarlo o no). Me hablaban de mil libros que no habrían salido por culpa de los SR: Lolita, El guardián entre el centeno, Las obras de Bukowski. En general, obras de “ficción sucia realista” como se llama. También del “miedo” del autor a escribir sobre personajes etc. Los autores somos miedicas y nos da miedo cagarla con todo. Hay que superarlo. El SR ayuda.

    También hablaban de la profesionalidad de la gente: “pero como una feminista proabortista lesbiana va a coincidir en opinión con una feminista hetero antiabortista”. Bueno, cosas de ese palo. Digamos que gente de diferentes corrientes dentro de un mismo pensamiento no coincidirían y eso invalidaba todo.
    Lectores cero ha habido siempre. Nadie les ha exigido tener un título que les valide como lector cero. Coño, yo hago de lectora cero para gente porque valoran mi opinión y no me siento una erudita en terror, pero sí se lo que me gusta. El autor decidirá hacer con mi opinión lo que quiera, obviamente. Pero al parecer hay gente que no le parece bastante pertenecer a un colectivo oprimido para ver mensajes de odio directos en las obras. Ser editor está por encima de ello (cuando para ser editor a veces solo te hace falta pasta y montarte tu propia editorial lol).
    El caso es que parecían no darse cuenta de que esto es algo así como una novedad. Y estaban criticando el trabajo de la gente. Trabajo que no sabían como habían hecho. Cuestionaban la profesionalidad de estos. ANTES DE SABER NADA.
    ¡Vaya! Como por ejemplo, cuando una mujer se abre paso en un mundo de hombres y es criticada por ser mujer antes de probar su valía.

    Muy triste. Ojalá hubiese SR sobre todo en la literatura juvenil donde obras como “After” tienen un impacto brutal en los chavales con esa puta manía que hay de que hay que sufrir por amor para sentirse vivo y mierdas de esas que apoyan discusiones, gritos y peleas.

    Yo, sin saber lo que eran tenía SR entre mis lectores cero. Tengo dos hombres y dos mujeres. Pertenecen a distintos campos de la ciencia. Me pueden ayudar con sus estudios a ver fallos en la psicología de los personajes u otros temas y son sensibles a temas de machismo y discriminación LGBT.
    Puede que mi obra acabe ofendiendo a alguien, pero al menos me habré preocupado por algo más que mi ego y mi “libertad creativa”. Yo decidiré si usarlos y qué hacer con ese análisis. Eso es libertad.

    Un saludo, un artículo genial.

    Le gusta a 1 persona

    • Logan R.Kyle dijo:

      Gracias mil por pasarte y dejar este pedazo de comentario. Gracias por aportar tu opinión.
      Una cosa es escribir una obra para transgredir y otra muy diferente es representar mal a un personaje con una situación que no conocemos de primera mano y que lo más fácil es que lo hagamos polvo al intentar representarlo.
      Nada que añadir a lo que tú dices.
      Miles de gracias por pasarte y comentar.
      ¡Besos!

      Le gusta a 1 persona

  4. La Bruja del Teatro dijo:

    La verdad es que hasta la polémica de twitter nunca antes había oído hablar de los SR. Es una idea curiosa, y la verdad es que me vienen bastantes libros a la cabeza que hubieran necesitado a uno. Sobre todo con el tema de los homosexuales.

    De todas formas, supongo que no me decantaré ni por una valoración positiva ni negativa hasta que los pruebe yo misma. La teoría me parece muy interesante, y bien llevada sería estupendo, pero conozco a mucha gente que confunde “corregir” con “censurar”. O si el autor en cuestión ignora lo que le han dicho los SR, tampoco servirá mucho.

    Le gusta a 1 persona

    • Logan R.Kyle dijo:

      Supongo que si un autor da el paso de contar con un SR es porque en principio su opinión le importa y tendrá en cuenta alguna de sus sugerencias.
      Experimentarlo en las propias carnes siempre es lo mejor para tener una opinión objetiva 😀

      Me gusta

  5. Maria dijo:

    No conocía el término SR, pero creo que más allá de utilizarlos para temas sensibles, deberían aplicarse para otros casos.
    Hace un tiempo leí un par de novelas románticas​ de una autora inglesa a la que le encanta Argentina, así que había desarrollado sus novelas aquí, o con personajes argentinos. No les puedo decir la cantidad de barbaridades que decía esa mujer, sin mala intención claro, sino porque simplemente se dejó llevar sobre las fantasías utilizando como base el aspecto de la y gente y del paisaje. Lo único que se notaba que conocía bien eran los aeropuertos.
    La imagen que presentaba de los argentinos no tenía nada que ver con lo que somos, esa mujer inglesa nunca debe haber compartido una conversación extendida con un argentino, y menos aún darle a leer el libro para pedir opinión.
    No solo estereotipaba, sino que ni siquiera investigó un poquito en Google y utilizó el sentido común. Algunas cosas que decía fueron: que claro que uno de los personajes sabía bailar tango, pues era argentino (yo soy arg, vivo en Arg, y solo conozco 8 personas que saben bailar tango).
    La familia de uno de los personajes era de la aristocracia, y le habían concertado un matrimonio de conveniencia. Hasta lo que yo sé, los de la alta sociedad arg suelen casarse entre ellos porque se vinculan y conocen desde pequeños, y tienen mucho en común, pero los únicos matrimonios que conozco por obligación de los padres, son los que derivan de embarazos imprevistos (y eso hace 20 años).
    Además un millonario dueño de una bodega tenía una casa gigante con canillas bañadas en oro, y más obras de arte que el Louvre. Conozco casas de bodegueros en sus viñas, y tienen casas con lujos, pero conservando el estilo rural, si les gustan las canillas de oro, las reservarán para su casa en la ciudad, porque en el campo nunca lo vi.
    Y el último ejemplo, que en realidad es producto de una falta absoluta de investigación, y para el que ni siquiera hace falta un SR: uno de los protagonistas iba de Mendoza a La Rioja (unos 600km) a caballo ¡¡¡¡¡¡en 3hs!!!!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Logan R.Kyle dijo:

      Hola, María.
      Efectivamente, si esta autora hubiera dado su manuscrito a un lector cero argentino, su novela no se hubiera publicado con tantos errores.
      Por desgracia hay muchos ejemplos como ese, que con lectores cero expertos o SR se hubieran ahorrado cometer esos fallos.
      Mil gracias por pasarte a comentar, 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s